Para muchas mujeres, el suelo pélvico es un gran desconocido. Sin embargo, es fundamental para nuestra calidad de vida ya que si está debilitado puede afectar negativamente a nuestro bienestar tanto físico como psíquico. Es importante que nuestro suelo pélvico se mantenga fuerte para que así continúe con su normal funcionamiento. Muchas mujeres (sin importar la edad) toman conciencia de esto cuando empiezan a aparecer los primeros síntomas que indican una disfunción del mismo, como la incontinencia urinaria. Por eso, hoy en nuestro blog os contamos con detalle, qué es el suelo pélvico, qué funciones tiene, cómo podemos fortalecerlo para evitar cualquier problema. Y sobre todo, a qué profesionales debes acudir para cuidar de tu suelo pélvico en Zaragoza.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior a modo de “puente colgante”. Este puente tiene dos funciones principalmente: contener los órganos pélvicos en su sitio y que estos funcionen correctamente y además, da estabilidad a nuestra columna y a nuestra pelvis. Por eso, es muy importante tonificarlo y fortalecerlo para nuestro bienestar físico y psíquico.

Las mujeres son las principales afectadas por esto y por eso es fundamental prevenir cualquier problema. En la vida de una mujer hay dos momentos que resultan muy dañinos para el suelo pélvico: el embarazo y parto, y la menopausia. Durante el embarazo, la musculatura del suelo pélvico debe soportar el aumento de peso que conlleva el bebé y los cambios hormonales que disminuyen su capacidad de contención. Por eso, casi la mitad de mujeres tienen pérdidas de orina durante el embarazo. Después, con la llegada del parto, la musculatura se estira tanto que, irremediablemente se ve negativamente afectada. Además, si el parto se complica y es necesaria alguna intervención quirúrgica, la lesión será mayor.

Aunque como hemos comentado antes no solo durante el embarazo y el parto el suelo pélvico se ve afectado, también lo hará con la llegada de la menopausia. Los cambios físicos y hormonales que una mujer experimenta en esa etapa afectan al suelo pélvico, sobre todo si la musculatura ya ha llegado con debilitada o con alguna lesión. Por eso, durante la menopausia es habitual que aparezcan problemas como la incontinencia o el descolgamiento de algún órgano. Además, hay otras cosas que pueden dañar el suelo pélvico como el estreñimiento la obesidad o la práctica de algunos deportes.

¿Cómo puedo fortalecer el suelo pélvico?

Es muy importante acudir a profesionales que te realicen un diagnóstico y un seguimiento para solucionar así esta lesión. El equipo de fisioterapeutas de Sabáh Zaragoza insisten fundamentalmente en una cosa: la reeducación abdomino-pélvica. Cada persona necesitará un tipo de solución dependiendo de su problema, por eso, se vuelve totalmente necesario preguntar a profesionales cuáles son los mejores para cuidar tu suelo pélvico en Zaragoza.

Algunos de los ejercicios más conocidos para fortalecer esta musculatura son los ejercicios de Kegel. Realizarlos puede ser el primer paso para empezar a fortalecer el suelo pélvico pero siempre es importante acudir a profesionales para seguir avanzando y mejorando en el tratamiento de esta disfunción. ¿En qué consisten los ejercicios de Kegel?

  • Con la vejiga vacía, siéntate o acuéstate en una superficie plana.
  • Aprieta los músculos del suelo pélvico. Mantenlos apretados y cuenta hasta 8.
  • Relaja los músculos y cuente hasta 10.
  • Repite unas 10 veces, 3 veces al día (mañana, tarde y noche).

El equipo de fisioterapia de Sabáh está especializado en suelo pélvico. Como hemos dicho es fundamental acudir a expertos para poder solucionar correctamente el problema y comenzar a fortalecer la musculatura. ¡Cuidamos de tu suelo pélvico en Zaragoza! ¡Pregúntanos!