¡Los pies, esos grandes olvidados! Sin duda, los pies son una de las partes del cuerpo a la que menos cuidados dedicamos. Pero lo cierto es que, soportan peso durante todo el día y es muy importante cuidarlos para evitar la aparición de durezas, callos y otros problemas. Lo ideal es realizar un cuidado continuo de nuestros pies pero, si no lo has hecho durante todo el año, es hora de ponerse manos a la obra para lucirlos perfectos este verano con una buena pedicura en Zaragoza. Hoy en nuestro blog os damos unos cuantos consejos para el cuidado de los pies que podréis aplicar ahora que viene el buen tiempo. ¡Apuntad!

  • Cuidado de las cutículas. Es uno de los aspectos fundamentales para que nuestros pies estén sanos y luzcan bonitos. Retira las cutículas y después protege tus uñas con endurecedor para evitar uñas encarnadas y quebradizas. Este es un aspecto fundamental cuando te realizan una pedicura en Zaragoza.
  • Hidratación. Al salir de la ducha no solo es importante hidratar nuestras piernas y brazos, no debemos olvidarnos de hidratar nuestros pies. Existen productos especiales para pies secos y con durezas que ejercen doble acción, tanto hidratante y suavizante. Es importante aplicar la crema con movimientos circulares mientras realizamos un pequeño masaje para estimular la circulación de la zona.
  • No abusar de los esmaltes. Como ya os contamos en un post anterior es fundamental cuidar nuestras uñas y no excedernos con el uso de los esmaltes. Si en verano quieres hacerte la pedicura permanente debes saber que después de tres sesiones, es recomendable dejar respirar la uña durante unas semanas.
  • Cortar uñas rectas. No debemos cortar nuestras uñas redondeadas. Es mejor realizar cortes rectos para así evitar uñas encarnadas que nos pueden provocar dolor en nuestros pies.
  • Baños reparadores. Después de todo el día fuera de casa, los pies se resienten y puedes sentirlos hinchados y cansados. Lo mejor es ponerlos a remojo por la noche en agua tibia con geles y sales relajantes. También puedes realizar una exfoliación con un guante de crin para eliminar impurezas. Después del baño, es muy importante secarlos muy bien para evitar así la aparición de hongos.
  • Usar calzado adecuado. Esto es fundamental para que nuestros pies estén perfectos y es que, muchas personas no suelen escoger el mejor calzado en el día a día. ¿Lo mejor? Optar por zapatos cómodos y sobre todo amplios que no aprieten nuestros pies. También es importante no abusar de zapatillas o calzado deportivo ya que los materiales con los que suelen estar hechos aumentan la sudoración de los pies y por tanto, el mal olor. Y por supuesto, tampoco se debe abusar de los tacones ya que pueden causar graves daños a nuestros talones y tobillos y a nuestra postura en general.
  • Usar tejidos no sintéticos. Si el calzado es importante, los calcetines también lo son. Debemos evitar utilizar calcetines demasiado ajustados y que estén hechos de fibras sintéticas que dificulten la transpiración del pie.
  • Ejercicios de pies. Si tienes la ocasión, intenta andar descalzo por la arena de la playa o por la hierba. Además, también es muy beneficioso realizar rotaciones de tobillo suavemente para relajar y destensar los pies.

Como habéis visto, los pies son una parte fundamental de nuestro cuerpo y no debemos descuidarlos. Aunque habitualmente no les prestemos mucha atención, debemos cuidarlos, sobre todo ahora, con la llegada del verano, momento en el que dejamos los pies al aire. En Sabáh Zaragoza nos preocupamos de tus pies y realizamos cuidados específicos en nuestros distintos servicios de pedicura en Zaragoza, para mantenerlos perfectos. ¡No descuides tus pies este verano!