El verano ya ha llegado y seguro que muchos de vosotros, elegís la playa como destino para desconectar y olvidaros del estrés acumulado durante todo el año. Pero es importante tomar unas precauciones a la hora de tomar el sol , para evitar así malas posturas en la playa que después, pueden provocar dolores de espalda y cuello.

La playa es concebida como un lugar donde descansar y reposar, pero esto puede volverse en nuestra contra si cuando estamos tumbados en la arena no adoptamos las posiciones adecuadas. Además, el terreno arenoso es inestable e irregular y tampoco ayuda a mantener la espalda en buenas condiciones para evitar dolores. Por eso, desde el equipo de fisioterapia de Sabáh Zaragoza creemos que es importante seguir una serie de consejos, para evitar que esos dolores de espalda en vacaciones te amarguen el verano.

Evita las malas posturas en la playa con estas indicaciones

  1. Antes de poner la toalla sobre la arena debes acomodar el terreno a tu postura. La arena es un terreno irregular e inestable que puede producirnos molestia cuando estamos tumbados.
  2. Lleva una pequeña almohada para tu cuello. No debe ser muy rígida para que se adopte a los cambios de posición y no resulte incómoda.
  3. Si cuando estás tumbado te sientes incómodo y tienes molestias en la parte baja de la espalda, te puedes poner una toalla bajo la zona lumbar.
  4. Otra buena opción es llevar una silla o hamaca a la playa, ya que así adoptarás una mejor postura que si estás tumbado en la arena. Si quieres estar sentado, y más cómodo, puedes llevar una silla plegable con respaldo.
  5. Si tienes niños y lo que más les gusta es hacer castillos de arena debes tener especial cuidado. No mantengas la columna “doblada”, es mejor agacharse doblando las rodillas o estar sentado. También hay que evitar doblar el tronco al estar de pie.

Además, también es recomendable no permanecer en la misma posición durante más de media hora. Tenemos que movernos y por eso, dar paseos por la orilla de la playa es una buena opción para ejercitar los músculos y estirarnos. Otra de los aspectos que debemos tener en cuenta es que, cuando estamos boca abajo el cuello sufre mucho y por eso, hay que cambiar la posición de la cabeza cada 15 minutos y apoyar el cuello en una toalla doblada. Es importante evitar malas posturas en la playa este verano para no tener lesiones ni dolores en nuestras vacaciones.

Estas son algunas de las recomendaciones que os damos desde el equipo de expertos de Sabáh. No dejes que tus vacaciones se conviertan en una odisea y aprovecha para desconectar y disfrutar.