Seguro que sois muchos, los zaragozanos que participáis año tras año en la Ofrenda de Flores, un clásico de las Fiestas del Pilar. Y también sabréis lo agotador que puede llegar a convertirse el recorrido hasta llegar a la Plaza del Pilar. Por eso, es muy importante tener en cuenta una serie de consejos para evitar dolores de espalda, cuellos y pies.

Adoptar una mala postura en nuestro día a día, tiene negativas consecuencias y mucho más, si lo hacemos durante un largo recorrido donde no podemos llevar un ritmo constante donde vamos parando cada poco tiempo, como es el caso de la ofrenda. Un incorrecto alineamiento corporal, tensión sobre ligamentos y músculos, dolor en lumbares, cuello y espalda e incluso pinzamientos son algunas de las consecuencias de no adaptar una buena postura tanto al caminar como al estar sentados. Para ponerle solución a esto, los estiramientos son una parte fundamental, pero también debemos tomar conciencia de cuál es la postura más adecuada.

  • Mantén una correcta alienación entre cintura, espalda y cuello.
  • Procura no dar pasos ni demasiado corto ni demasiado largos. Al tratarse de un recorrido muy peculiar, intenta equilibrar los pasos en la medida de lo posible y cuando estés parado mantener la espalda recta y no echar el peso en ninguna de las dos piernas.
  • Intenta acompasar tus movimientos, moviendo al mismo tiempo el brazo derecho y el pie izquierdo, y viceversa.
  • También es recomendable que tus orejas estén a la altura de tus hombros mientras mantienes tu mirada al frente al andar.
  • Además, los hombros deben estar ligeramente hacia atrás sacando ligeramente tu pecho hacia fuera y contrayendo un poco el abdomen.
  • Y, sobre todo, mantén tu cuerpo y tu espalda estirada; colocando tu barbilla paralela al suelo y ligeramente hacia arriba.

Estos son algunos de los consejos básicos a seguir para todas aquellas personas que participen en la ofrenda de flores y quieran evitar posteriores dolores producidos por las malas posturas. Eso sí, lo más importante es armarse de paciencia y disfrutar del recorrido.