Comenzamos el año enfrentándonos a una gran bajada de las temperaturas, por lo que no es momento de descuidar el cuidado de nuestra piel. Con la llegada del frío, acompañado del gélido viento de Zaragoza, nuestra piel se puede ver debilitada y sometida a graves alteraciones. Por este motivo, durante esta época debemos prestar especial atención a nuestra rutina de cuidado, tanto del rostro como de otras zonas del cuerpo, que también sufren las consecuencias del frío.

Consejos para cuidar la piel con la llegada del frío

Con la llegada del frío, nuestra piel puede verse resentida por varios motivos. En primer lugar, las bajas temperaturas hacen que la reproducción de las células de nuestra dermis sea más lenta, provocando que nuestra piel sea más sensible y se deshidrate más fácilmente. En segundo lugar, se incrementa el uso de las calefacciones, que reducen la humedad del ambiente y resecan nuestra dermis. Por último, durante esta época solemos estar expuestos a cambios bruscos de temperatura, que en  muchos casos provocan la ruptura de capilares y rojeces en nuestra piel. Por todo ello, en Sabáh Zaragoza os contamos algunos consejos que ayuden a hacer frente al frío.

  • Cuidado del cutis. La cara es la zona de la piel más expuesta al frío, ya que normalmente la llevamos descubierta cuando salimos a la calle. Por ello, es muy importante que mantenerla muy hidratada y nutrida. Será imprescindible utilizar cremas que mantengan la hidratación y la humedad natural de la piel, sin olvidarnos del factor de protección solar. Igualmente, debemos complementar la hidratación con una correcta limpieza y una exfoliación semanal, que permita retirar las células muertas a causa de la sequedad. Además, será muy beneficioso para nuestra disfrutar de un tratamiento facial, que le devuelva la vitalidad.
  • Cuidado de los labios. Los labios suelen sufrir mucho con la bajada de las temperaturas, ya que el frío y el viento hacen que se resequen fácilmente. Si esto ocurre, será mejor evitar humedecerlos con saliva, que incrementa la irritación. Deberemos optar por utilizar un bálsamo hidratante que los proteja.
  • Cuidado de las manos y uñas. Las manos están rodeadas por una piel muy fina que sufre mucho con la llegada del frío. Al no tener prácticamente glándulas sebáceas, se resecan con mayor facilidad. Por ello, es muy importante utilizar cremas de manos altamente nutritivas a lo largo de todo el día, sobre todo después de mojarlas. Igualmente, con las bajas temperaturas las uñas se vuelven más frágiles y quebradizas, por lo que también conviene cuidarlas con productos hidratantes.
  • Cuidado del cuerpo. A veces, pensamos que con la ropa es suficiente para proteger nuestro cuerpo del frío, pero no es así. Las prendas con las que nos abrigamos provocan que nuestra piel tenga dificultades para oxigenarse, y se origine mayor sequedad. Por este motivo, es muy importante hidratar nuestro cuerpo en profundidad, además de exfoliarlo para poder eliminar las células muertas. En Sabáh Zaragoza, ofrecemos varios tratamientos corporales que mejorarán la salud de nuestra piel durante esta época.

Siguiendo estos consejos conseguiremos cuidar nuestra piel durante la bajada de las temperaturas. Aunque, no hay que olvidar que, a veces, no basta con utilizar los productos adecuados, sino que nuestra piel necesita un cuidado extra. Para estas ocasiones, en Sabáh Zaragoza contamos con tratamientos totalmente personalizados, que se adaptan a las necesidades de cada persona. ¡Infórmate sin compromiso!