Hace unas semanas hablamos sobre consejos y recomendaciones para saber afrontar nuestra primera clase de yoga. Estos consejos se vuelven más necesarios si estás embarazada y quieres comenzar en una de nuestras clases de yoga para futuras mamás. El embarazo es un auténtico reto para el cuerpo y los cambios que experimentamos se pueden notar todos los días: la barriga va creciendo, el cansancio se hace cada vez más visible, los pechos también se agrandan, tienes sueño a todas horas… La naturaleza es sabia y durante este proceso, el cuerpo nos va dando señales y es muy importante hacerle caso. Por eso, es recomendable buscar actividades que te conecten con tu ‘yo interior’ como es el yoga. Esta disciplina es muy beneficiosa, ya que sus ejercicios se basan en la búsqueda del equilibrio y no requieren un gran esfuerzo. Hoy te contamos todos los beneficios del yoga para embarazadas en Zaragoza.

 Beneficios del yoga para embarazadas en Zaragoza

  • Te mantiene ágil y flexible. Durante el embarazo la agilidad y la facilidad de movimientos disminuye conforme va creciendo el bebé, por lo que es importante no perder esa agilidad. En yoga gracias al movimiento consciente realizado en las diferentes posturas unido a la respiración y concentración se liberan tensiones que se han podido acumular, restableciendo el bienestar en las diferentes zonas del cuerpo.
  • Ayuda a crecer al bebé. En ocasiones, durante el embarazo, las mamás experimentan estrés físico y mental debido a la cantidad de cambios que se producen en el cuerpo y debemos tener cuidado, ya que el estrés genera cortisol, una hormona que funciona como un inhibidor del crecimiento del bebé. La relajación es, sin duda,  la mejor técnica para ayudar a controlar el estrés y asegurarnos el correcto desarrollo del embarazo.
  • Mejora tu intuición. Durante el embarazo, la intuición se despierta y debemos hacerle caso. La gestación y el parto son dos de los dos momentos más mágicos que vivimos a lo largo de nuestra vida y por eso, es fundamental abrir nuestros cinco sentidos y hacerle caso a nuestra intuición y corazón.
  • Facilita el parto. Crear el hábito de escucharse a una misma nos permite conocer mucho mejor nuestro cuerpo, algo fundamental para el momento de la dilatación y el parto.  Además, algunas posturas de yoga para embarazadas favorecen el descenso del niño, en función de las diferentes fases. Cuando la cabecita del bebé empieza a encarar el canal del parto, son recomendables las posturas que enderezan la columna, atenuando la curva lumbar y aumentando el diámetro de la zona superior de la pelvis. En cambio, durante la última fase de expulsión, la curva lumbar deberá ser acentuada, de manera que aumente el diámetro de la zona inferior de la pelvis. Son ideales las posturas agachada o a gatas, que, si se acompañan de una respiración consciente, ayudan a reducir el dolor de las contracciones y la duración de la dilatación.

Como veis, son muchos los beneficios que esta disciplina puede aportar a todas las futuras mamás. Si estás embarazada y te apetece unirte a nuestras clases de yoga para embarazadas en Zaragoza, no dudes en llamarnos al 976 236 965 para poder venir a probar una de nuestras clases.