Desde Sabáh siempre os recomendamos realizar deporte, sea cual sea la actividad. Desde yoga hasta boxeo, pasando por pilates o crosstraining. Cualquier excusa es buena para salir a la calle y ponernos manos a la obra. Y es que, realizar ejercicio tiene un montón de beneficios tanto para nuestra salud física como psíquica. Pero cuando llega el verano y con él las altas temperaturas, hay que seguir una serie de indicaciones para evitar que el calor nos afecte durante la práctica del ejercicio. Hoy os contamos cuál es la mejor forma de hacer deporte e

Beber mucha agua, fundamental

Durante esta época del año, es importante prevenir la deshidratación. Para ello hay que reponer líquidos con bastante frecuencia, ya que con la actividad física se pierde mucha más agua que en otras épocas del año a través del sudor. Así que, el agua se convierte en nuestro principal compañero durante la práctica del deporte. Se recomienda beber el equivalente a dos vasos de agua antes de empezar y parar para volver a hacerlo. ¡Importante! No debemos esperar a tener sed para beber agua, ya que la sed es una señal del cuerpo que nos indica que algo falta.

Si notamos calambres musculares, tenemos mareos, náuseas o sudores fríos debemos parar inmediatamente, ya que pueden ser síntomas de deshidratación.

Elegir el mejor momento

Otro aspecto a tener en cuenta es el momento del día en que decidimos hacer deporte. Y es que, debemos evitar realizar deporte durante las horas con temperaturas más altas, de las 12:00 a las 17:00. Lo más conveniente es realizarlo en las primeras horas de la mañana o al atardecer. Y siempre, llevando ropa cómoda y transpirable que evite una mayor sudoración.

Prepárate antes

Antes de empezar a hacer deporte en verano, es necesario estirar. Y es que, da igual el deporte que sea: boxeo, running, crosstraining, natación… Antes de comenzar, es imprescindible estirar los músculos. Esto, de alguna forma, avisa al cuerpo de que va a trabajar durante un rato. Nuestro equipo de fisioterapeutas aconseja estirar antes de entrenar ya que ayuda a prevenir lesiones y a una pronta recuperación tras un esfuerzo intenso.

Para que todos estos efectos se produzcan es preciso conocer la técnica correcta. A veces, no realizamos bien los estiramientos, pudiendo llegar a sentir dolor. El estiramiento debe ser gradual y mantenerlo durante 30 segundos. Hay que combina estiramientos de diferentes zonas y lados del cuerpo durante unos 10 minutos. La respiración es importante: no hay que aguantarla ni respirar más rápido de lo habitual.

Al terminar el deporte en cuestión, es necesario volver a estirar para bajar el tono muscular y estimular el riego sanguíneo. Así nos recuperaremos más rápidamente. Si vas a hacer deporte en verano, ¡toma precauciones!