El verano es una época para disfrutar y relajarse. Ir a la playa, a la piscina, descansar de la jornada laboral, tomar el sol, comer algún que otro helado… Muchas veces, durante estos meses solemos dejar de lado el ejercicio y cuidamos menos nuestro cuerpo. Por ello y para evitar perder forma física, hoy os traemos seis sencillos ejercicios para hacer estas vacaciones.

Zancadas

Es un ejercicio perfecto para tonificar las piernas y los glúteos. Para realizarlo correctamente hay que empezar con una postura erguida y las manos en las caderas. A continuación, adelantar una pierna, tocar el suelo con la rodilla de la pierna contraria, y volver a la posición inicial. Al realizar este ejercicio la espalda debe mantenerse recta para evitar lesiones. Se repite alternando cada pierna por lo menos durante tres series de 12 o 15 repeticiones.

¡Es perfecto para hacerlo a lo largo de la piscina!

Sentadillas

Este clásico ejercicio se puede combinar con las zancadas que hemos mencionado antes, y si se realizan correctamente son muy efectivas.

Hay que flexionar las rodillas hasta un ángulo de 90 grados, manteniendo las espalda recta y sin que las rodillas sobrepasen las puntas de los pies. A continuación podéis volver a la posición inicial, o permanecer con las rodillas flexionadas durante 20 o 30 segundos antes de volver a la posición inicial. Con tres series de 20 repeticiones tonificareis las piernas y, sobretodo, los glúteos.

Burpees

Este ejercicio breve, pero de alta intensidad, es perfecto para trabajar varias zonas como el abdomen, la espalda, el pecho, los brazos y las piernas. Además, también ayuda a la resistencia cardiovascular y a la pérdida de grasa.

Se comienza en posición vertical y pasamos a una posición de cuclillas poniendo  las manos en el suelo; llevamos las piernas hacia atrás, hacemos una pequeña  flexión y se recogen las piernas. Para terminar, se levanta todo el cuerpo de un salto y se estiran los brazos por encima de la cabeza. Repetid estos movimientos durante tres series de un minuto cada una.

Recordad que es importante descansar entre las series, pero no demasiado. El tiempo recomendable oscila entre 30 segundos y 1 minuto.

Flexiones

Las flexiones o fondos son ejercicios más enfocados en el tren superior del cuerpo.

Nos tumbamos en el suelo, sobre una colchoneta (o sobre la toalla de la playa) y apoyamos las manos y las puntas de los pies. Si no tienes suficiente fuerza todavía, puedes apoyar también las rodillas. Se colocan los codos en un ángulo de 90 grados, se acerca el pecho al suelo y se vuelve a subir a la posición inical.

Tres series de 12 o 10 repeticiones ayudan a fortalecer el pecho, los tríceps y los hombros.

Elevación de piernas

Otro clásico que es perfecto para realizar en vacaciones. Podrás trabajar tu abdomen tumbada al sol en la toalla de la playa o la piscina.

Consiste simplemente en mantener las piernas estiradas, levantarlas y -de forma controlada- moverlas de arriba abajo. Las manos deberán estar colocadas en el suelo, al lado del cuerpo. Podéis realizar tres o cuatro series de 15 elevaciones.

Plancha

Apoyando solamente los antebrazos y la punta de los pies en el suelo, mentemos nuestro cuerpo en posición horizontal, paralelo al suelo. Con la espalda recta y la cadera baja aguantamos la posición durante 30 segundos, haciendo fuerza con la tripa para mantener la postura.

Es un ejercicio muy efectivo para fortalecer los abdominales y quemar grasa en la zona abdominal.

La clave para que estos ejercicios funcionen y den mayores resultados, es realizarlos de forma constante. Así que os animamos a realizarlos tres o cuatro veces a la semana, combinándolos con un paseo por la playa o unos largos en la piscina.